EDITORIAL NOVIEMBRE 2018

EDITORIAL

Roma no paga traidores

He tenido la suerte de volver a Roma, mi ciudad favorita. Y me ha hecho recordar la anécdota de los asesinos de Viriato, un pastor lusitano que venció a los romanos en nume-rosas ocasiones, siendo un gran estratega, llevando a cabo una guerra de guerrillas que permitió vencer uno tras otro a todos los generales romanos que le iban enviando.

Marco Pompilio Lenas sobornó a Àudax, Ditalco y Minurus que habían sido enviados por Viriato al campamento romano para firmar la paz. Volvieron al campamento de Viriato, y lo mataron mientras dormía.

Cuando los asesinos fueron en busca de la recompensa prometida por Marco Pompilio, el cónsul Escipión ordenó que fueran ejecutados por traidores, al tiempo que les decía "Roma no paga traidores".

Al igual que Roma no paga traidores, España tampoco debería pagar traidores. Resulta cuanto menos un deber reprender a personas que obran de manera traicionera. Gente que miente por mantener el cargo y sólo le importa sostener el cetro mientras la mano aguante. El Señor Presidente del Gobierno se ha desdicho al menos públicamente en 8 ocasiones diciendo que convocaría elecciones. Llevan seis meses en el poder y se les llena la boca hablando de dignidad y de obras sociales, cuando en lo que llevan de legislatura han multiplicado por dos las expulsiones a inmigrantes en tres meses, más de lo que hizo Rajoy en cinco. ¿Eso es política social? En mi opinión, gastarse el dinero en ir en avión a Valladolid no es de un buen presidente del Gobierno, es de un personaje que le toma el pelo a toda España con sus despilfarros. Y aquí los defensores de la izquierda y de Pode-mos empezarán a soltar frasecitas manidas de...el PP eran corruptos (en un buen porcen-taje totalmente de acuerdo), pero que digan que no se preocupaban por la sociedad y memeces diversas, se atajan con una obviedad: España comenzaba la remontada con el esfuerzo de todos y la economía iba viento en popa y de seis meses a esta parte la eco-nomía se ralentiza. ¿También tiene la culpa Rajoy? ¿O puede ser que sea culpa del PSOE y de sus amiguitos comunistas y demás?.

Siguiendo con su estrategia de ayudas sociales a sí mismo, el buen Presidente se ha gas-tado cerca de un millón de euros para poner a punto la luz y la calefacción de la Moncloa. Claro, faltan luces ahí, está claro. Un millón. ¿A cuántas familias de esas que dicen que quieren ayudar se podría dar de comer con un millón? A muchas.

Ahora llegan las elecciones andaluzas, donde los casos de corrupción han superado al re-sto de casos de corrupción de España juntos y cuál es la sorpresa, cuando en las encuestas dicen que vuelve a ganar el PSOE, eso sí con ayuda de quien se venda para que estos supuestos buenos gobernantes se perpetúen en el poder. Y todo porque las ayudas que dan en Andalucía compran votos. Muy triste actitud de personas que quieren mejorar en la vida. Si quieres ser un mediocre, sigue haciendo lo mismo toda tu vida. Ahí el ejemplo más claro.

No son capaces de presentar unos presupuestos acordes al país que gobiernan, ya no sé si es por ineptitud, por pasotismo, por incapacidad o por dejadez.

Creo que la palabra que define a un Gobierno como el de Sánchez es cinismo, siempre con la pancarta de populismo por delante, que debe valer a algunos... Pero comprendo que quien tenga dos dedos de frente, no le basta con palabras vacías y demagogia barata. Quiero entender que a la gente de bien le preocupará que la economía se esté ralentizando y que las llamadas de atención de Europa no son palabras que se las vaya a llevar el viento. Este es un hombre nadando contra corriente que encima no conoce sus fuerzas, porque sólo se mueve por interés y no le importa hundirse y llevarse por delante a quien sea.

A ver si nos centramos, dejamos de perder el tiempo con discusiones banales de si fascis-tas, extremistas o cualquier tipo de ista, y nos damos cuenta de que un país no avanza a golpe de decretazos. Un país como España, plagada de gente válida que se deja la piel todos los días, se merece tener unos gobernantes acordes a la fuerza de su gente, no pu-silánimes que se rodean de amiguitos palmeros que les bailan el agua.

Tenemos la suerte de que el mercado va bien y sabemos aprovecharlo. Este año ha sido un buen año para los fabricantes y para los alquiladores. Que siga así que nos merecemos un respiro. Es tiempo para aprovechar y combinar ideas, para atraer a clientes con buen servicio y no con bajadas de pantalones en precios. Habrá a quien le toque empujar y habrá al que le toque tirar del carro, saber siempre en que posición estáis, y si no os gus-ta, cambiad. No os conforméis si algo no es acorde a vuestros pensamientos. Sé la fuerza del cambio en tu empresa, si ves campo de mejora. Sé flexible y escucha, no pasa nada por pensar en el viaje antes que en el destino. Y si tienes la voluntad, tienes la fuerza.
Y como dijo Theodore Rooselvet, "no pidas una carga ligera, pide unas espaldas fuertes".

No te conformes con lo fácil.

Ahora que todo va bien, aprovecha los vientos alisios en tus velas.

Y sobre todo, da un paso atrás, evalúa lo que es importante, y disfruta de la vida.

Practica con tus amigos el buen consejo de "tenemos que vernos más". Yo ya lo hago y me regala grandes momentos.

Ve con confianza en la dirección de tus sueños y nunca te pares.

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando acepta el uso de cookies así como nuestra política de privacidad.