EDITORIAL OCTUBRE 2018

EDITORIAL

Inteligencia emocional

Si tienes cuarenta y tantos, no has cotizado en tu vida, entiendo que tengas un plan B para que te den un sueldo vitalicio, un plan desesperado que te haga Presidente del Gobierno por ejemplo, porque...Si no has dado un palo al agua en tu vida, ¿a ver que vas a hacer sino ser presidente de un país de borregos? Ya me imagino la conversación entre Pedro y su mujer..."cari, te voy a hacer primera dama, pero que dices cuqui, si no tienes ni oficio ni beneficio...tu confía en mí, nadie me gana a trepa.

Vale corazoncito mío, a ver si llegas a Presidente y me colocas y de paso colocas a nuestros 5000 amigos de Facebook". Y oye, dicho y hecho. Hay gente que tiene suerte y luego está este personaje.

Por mucho que me lo proponga, no logro entender como el ciudadano de a pie no se da cuenta de que cuando gobierna la izquierda la economía se ralentiza. No es casualidad, son las consecuencias de una persona que no está preparada y de un equipo que tampoco lo está. Debe ser que este señor se ha visto muchas películas de Superman, en las que clamaba que un hombre puede hacer la diferencia, si se trata del hombre correcto. Pero obviamente Pedro Sánchez no es el hombre correcto. Y no me pueden decir que no soy objetiva, cuando Rajoy metió la pata, que fue en numerosas ocasiones yo lo critiqué, pero eso de solo ver la paja en el ojo ajeno me llevan los demonios.

Lo primero que hace cuando llega al gobierno es empezar a colocar a sus colegas y amigos, dirá que para lo que va a estar en Moncloa mejor hacer favores que luego se pueda cobrar, después con las tecnologías, el diesel, la vivienda y los impuestos. Más tarde llega con su brillante idea de igualdad entre el padre y la madre para la baja maternal, algo insostenible para las empresas y una tomadura de pelo como todo lo que hace este ejecutivo.

No consigue presentar presupuestos y larga al "coletas" a negociarlos, por si alguien tenía duda de que los comunistas están copando el poder, y no contento con ello, vende a la ciudadanía una subida de impuestos como algo bueno para ellos. No, si al final este tío es un crack, engaña a todos, no propone una medida para hacer crecer la buena sintonía del país que hasta ahora teníamos y encima hay gente que le defiende. Yo os digo en serio que si hay elecciones hoy y la gente sigue votando a este exterminador de la economía española, yo me planteo dejar de hablar a mucha gente.

Al menos yo sigo viajando, no como el Rey, el cuál ha sido relegado a tareas varias a nivel local. El señor presidente se ha apropiado todos los viajes al extranjero. Claro que poquita pena me da el Rey viendo como justificó su ridículo en el besamanos del día de la Hispanidad.

"Cari, ¿qué te apetece? ¿Quieres conocer la casa Blanca? Le traemos a tu padre unos puros de Cuba? Venga, haz las maletas". Es así, este individuo que no ha viajado en su vida, ha decidido conocer mundo a costa de los españoles. A lo mejor es que sabe que cuando cumpla los 65 no va a haber para pensiones, y menos viajes del Inserso y por eso quiere aprovechar el chaval.

La CEOE ya ha avisado que la subida de impuestos supondrá 190.000 empleos menos.
Es todo un circo. La Ministra de Hacienda (que por cierto estaba trabajando en Andalucía cuando todo era turbio y embarrado, como lo sigue siendo hoy gobernando el PSOE), ni corta ni perezosa le dice a una periodista que los millones se quitan de un lado y se ponen en otro, más concretamente la frase fue..."Chiqui, 1.200 millones son pocos, se quitan de un sitio para meterlos en otro". Vocabulario de Ministra de Hacienda bien educada en finanzas como se puede comprobar. Y no contenta con eso, le pide a las empresas que tengan "inteligencia emocional". Pues yo le pediría a esta señora que tuviese presunta inteligencia (me encantan estas modernidades del presunto y presunta), con eso me conformo.
Las multinacionales empiezan a mostrar signos de cansancio con el Gobierno y lo demuestran poniendo en la puerta de la calle a sus trabajadores, ¿y cuál es la respuesta? Ninguna. ¿Será que el Gobierno tiene un plan económico maestro y estamos hablando sin saber?

La evidencia es abrumadora, este gobierno es un desastre para los empresarios españoles, y da la casualidad que quien mueve los engranajes de la economía española no es el cuento de Pedro y el Lobo, somos cada uno de los empresarios y trabajadores que tejemos la red de la economía española. Y que la gente no sea capaz de admitir que el PSOE con sus amigos comunistas se están cargando esta estabilidad que teníamos, me da una pena tremenda y me crispa los nervios. Es imposible razonar con gente que ve como bueno a un personaje como Sánchez. Yo me veo incapaz.

No se están realizando inversiones, venimos de un par de años buenos donde seguimos con el impulso que nos dejaron los de la derechona, pero ¿cuánto va a durar este impulso? ¿Os creéis que va a ser eterno? De eso nada.

En fin, nosotros a lo nuestro, a seguir luchando, a dar lo mejor de nosotros mismos y a demostrar que el éxito en la vida no está hecho para mediocres, y a pensar que los cambios en la vida son zancadillas, nunca muros impenetrables.

Este editorial se lo dedico a mi gran querido Luis Aguilar padre, que comenzó hace 50 años con la empresa Grúas Aguilar y este octubre lo ha celebrado por todo lo alto con su familia y amigos, entre los que tengo el honor de estar. Un empresario con la cabeza perfectamente amueblada, que ha sabido guardar para los momentos malos e invertir para crecer hasta crear lo que hoy es Grúas Aguilar, dirigida por mi queridísimo amigo Luis, que no sólo ha sabido recoger el testigo y seguir en la carrera, sino que le ha dado un nuevo impulso hasta convertir la empresa en una de las más importantes de España. Felicidades. Os quiero.

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando acepta el uso de cookies así como nuestra política de privacidad.