EDITORIAL ABRIL 2018

EDITORIAL

Si no tienes ilusiones, estás muerto

No sé en el resto de países que me leen, pero aquí faltan presupuestos para infraestructuras y es un hecho irrefutable.

El sector de la construcción e industria y todo lo que se mueve alrededor de él, debería estar en el top 3 de los greagrest hits de las canciones más cantadas por el Gobierno. Si los politicuchos que se quieren subir el sueldo (y ganarse másters sin haberlos hecho) destinasen ese dinero a infraestructuras, mejor iría el país. Los presupuestos no atienden a las necesidades de un sector como el nuestro.
Por supuesto que vamos mucho mejor, la gente está con una alegría en la viña del señor, que da gusto ir a eventos y presentaciones, ver a alquiladores y comprobar que todos están comprando y renovando de una manera o de otra.

Aquí debo hacer un inciso y recordar a los alquiladores que deben tener memoria y acordarse de los proveedores que estuvieron a su lado en los malos momentos. Porque ahora es muy fácil llegar y ofrecer productos y que te compren, pero en el tiempo de crisis que hemos pasado no todos los proveedores han estado a la altura de las circunstancias, ni todos se han quedado para dar un buen servicio. Así que por favor, memoria tanto para alquiladores como para distribuidores y fabricantes que también ha habido mucho listo que ha dejado de pagar, ha entonado el "pío pío que yo no he sido" y aquí sigue dando candela.

Y sobre todo, ahora que empezamos a disfrutar del sol y calor empresarial, pon ganas a lo que haces, pon ilusión a tus proyectos, que entre tanto triste, si pones esa ilusión y fuerza que le falta a la mayoría, brillarás. Si no tienes ilusiones, estás muerto. Estamos en un sector de personas, no nos olvidemos. La fuerza de la empatía vale más que cualquier presentación en Power Point.

A pesar de que los Presupuestos contemplan un alza en infraestructuras del 12,7% con relación a 2017, la inversión de 8.487 millones de euros es inferior a la de años anteriores con diferencia.
El peso de la industria de la construcción en la economía española ha disminuido en los últimos años, al pasar de presentar el 10,7% en 2007 al 5,2% actual.
Otro contratiempo que se encuentra el sector de la construcción es que es un sector que está envejeciendo, con una media de edad muy alta. No muchos jóvenes se incorporan al mercado laboral en nuestro sector, y la capacitación no termina de ser la adecuada. Lo que se tiene que hacer es educar desde la infancia y dar charlas en colegios e institutos sobre las virtudes y ventajas y el camino profesional que se puede abrir en un sector como el nuestro.

Entiendo que las nuevas tecnologías son muy atractivas y ser bloggero o influencer en la tarjeta de visita puede ser muy fashion, pero al final el trabajo dignifica y nuestro sector es apasionante, no sólo por el trabajo sino por las personas.

Lo bueno es que cada día se está desarrollando cada vez más la Formación Profesional dual, con la ayuda de asociaciones sectoriales y territoriales, claves para que este modelo formativo se pueda implantar con éxito en las empresas. Entiendo que haya empresas que no hayan escuchado oír de la Formación Profesional dual o que aseguren que no tienen ni recursos ni tiempo para incorporar a aprendices, pero pararos a pensar lo que cuesta formar a alguien y si merece la pena apostar por alguien que luego formará parte de tu plantilla desde el principio. Mientras que en la Formación Profesional el alumno cursa todos sus módulos formativos en el centro educativo para, al final, acudir a la empresa a hacer su periodo de prácticas; La modalidad dual se realiza en régimen de alternancia entre el centro formativo y la compañía. El desconocimiento, la falta de recursos o de tiempo, echan para atrás a algunas pymes. Ahí entra papá Gobierno para dar ayudas reales a las empresas que apuestan por este tipo de contratación. Que no sean los típicos fondos que tengas por ser negro, moro, mujer, hacer el pino con una mano y además cantar copla para que te lo den. Hay que pensar que no es un gasto, sino una inversión.

Muchas empresas que sirven de ejemplo ya lo están haciendo, fíjate siempre en los que tienes delante y en los que están detrás de tí, lo estarán por alguna razón. Y recuerda siempre, no puedes pasar de capítulo si sigues leyendo siempre los capítulos anteriores.
Fuerza y honor.

 

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando acepta el uso de cookies así como nuestra política de privacidad.