Movicarga - EDITORIAL MARZO 2018

EDITORIAL MARZO 2018

editorial

Inteligencia Artificial a tutiplén

Este mes he corroborado mi idea de que viajar no sólo te permite conocer sitios nuevos, sino que las oportunidades en la mayoría de las veces hay que ir a buscarlas, ya sea en otra ciudad, dentro de tu país, en Kuala Lumpur o en Miami.

A mí esta vez me ha tocado Miami, donde IPAF celebró su Convención Anual. Además de ofrecer formación, la oportunidad que IPAF brinda de estar con gente experta del sector y primeras figuras del alquiler no tiene precio, aparte de poder pasar tiempo con mi amiga Romina Vanzi, responsable de desarrollo de IPAF, lo cuál es un regalo.

A lo que iba, en Miami he estado con los CEOs de las empresas de alquiler más grandes del mundo, y no sólo es ver a estos visionarios en una conferencia desde la barrera, sino que es gente tan encantadora que puedes hablar con ellos y debatir sobre cualquier tema con toda naturalidad.

Estuvimos en interesantes conferencias sobre lo que será el futuro de la maquinaria dentro de 10 años, y cómo los empresarios creen que sus empresas cambiarán en ese futuro próximo.

No cabe duda de que las tecnologías nos inundarán la vida, os juro que yo ya no sé si para bien o para mal. En la maquinaria sin duda es esencial, pero tanto control de las personas me parece muy kafkiano. Eso del control 24 horas a mí me tiene acojonada, la manía de la localización, donde se van a quedar esos viajes de colegas que surgen a las 3 de la mañana con un....¡¡¡No hay huevos de ir a...!!!! Ojito que se le va a acabar el chollo a más de uno, como le pongan un chip para localizarlo.

La mayoría preveían un futuro donde las máquinas prácticamente van a saber hacer el trabajo por sí solas, donde el factor humano no será 100% esencial.
Al final hay que rendirse a la evidencia, estamos en un tren que va a una velocidad tremenda, y más vale que lo cojas, porque no tiene parada en todas las estaciones ni hace siempre el mismo recorrido.

Claro que también más vale que tengan en cuenta que toda esa tecnología hay que pagarla, y que si la subida del acero afecta a los precios, de igual modo, esa tecnología repercutirá en el precio de las máquinas, a lo que algunas empresas hasta les gustaría renunciar por no pagar un plus. Verás las risas para cobrar todo eso. Y cómo gestionar una subida de precios y traspasarlo al cliente.

La inteligencia artificial ha irrumpido en el sector empresarial como una de las tecnologías que se antojan imprescindibles para hacer crecer cualquier negocio y mejorar los procesos de producción. Las grandes compañías de todo el mundo están trabajando en el desarrollo de soluciones que sean capaces de gestionar la información que se genera en los diferentes procesos. La inteligencia artificial está muy vinculada a la posibilidad de analizar miles de datos al segundo y ofrecer respuestas válidas en tiempo real a los problemas o preguntas que puedan surgir. Al final la información es poder, y si una inteligencia humana no apuesta por querer abarcar ese Big Data, lo hará la artificial.

Las tecnologías que hoy se consideran innovadoras, como los drones, los sensores en las máquinas o la realidad virtual, dentro de nada serán "vintage". Los simuladores fueron parte del centro de atención de las charlas y cómo a través de ellos la formación será más asequible a los futuros operarios; el concepto de inteligencia artificial no es algo novedoso. Se remonta a mediados de los años cincuenta. Fue entonces cuando se empezó a contemplar la posibilidad de que algún día los humanos podrían construir robots que aprendiesen de manera autónoma y pudiesen razonar como nosotros. Al final, una simple calculadora está basada en inteligencia artificial, al igual que los sistemas de reconocimiento de voz que se popularizaron a comienzos de los noventa.

En los últimos dos años, se ha creado el 90 por ciento de los datos que ha generado la humanidad. La necesidad de herramientas para analizar este volumen de información es incuestionable.

Los beneficios de la inteligencia artificial para cualquier compañía se centran en su capacidad de razonamiento en base a la captación de datos, la identificación de patrones y su capacidad de aprender. La IA tiene la capacidad de interactuar de forma natural y eso para la empresa tiene beneficios evidentes.

Ya existen programas como Azure, una herramienta dirigida a la relación con clientes, la mejora de los empleados o a la optimización de operaciones. Gracias a esta inteligencia artificial, se puede analizar cómo se comportan nuestros clientes y recoger su 'feedback'.

La optimización de los procesos de producción e incluso la previsión de resultados también son esenciales. Sin ir más lejos, Starbucks utiliza la información de Accuweather para analizar la previsión del tiempo y prever el consumo de café en un establecimiento en función del tiempo meteorológico que va a hacer. Pues igual en el alquiler.

Tenemos que tener claro que o nos beneficiamos nosotros de la IA o se beneficiará la competencia. Por tanto, la inteligencia artificial es una ventaja para las empresas, pero también se puede convertir en una amenaza en el caso de no utilizarla o emplearla mal.

Por último, gracias a los amigos con los que he estado en Miami, Carlos, los dos Pedros, Romina, Enrique, Nicola, pero sobre todo, gracias a Alberto Gutknecht, CEO de Afron, porque estuvimos recordando a Alberto padre, lo mucho que hizo por el sector, la caballerosidad que derrochó siempre, la cantidad de amigos que cosechó, su forma de conquistar el mundo y la de conquistarnos a todos, un auténtico visionario, y un disfrutón. Un verdadero Gentleman que debe estar más que orgulloso de la increíble manera en la que Alberto hijo está haciendo crecer la empresa. Este editorial va por tí, nuestro gran Alberto.

Como dijo Sun Tzu en "El Arte de la Guerra", "La invencibilidad está en uno mismo, la vulnerabilidad en el adversario".

 

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia de usuario posible. Si continúa navegando acepta el uso de cookies así como nuestra política de privacidad.