EDITORIAL FEBRERO 2018

editorial

El valor añadido del alquiler

Este mes ha sido un mes movidito de eventos, presentaciones y viajes.

En todos los eventos el eje central ha sido el valor añadido que debe ofrecer la empresa al cliente.
Claro, como decía mi padre, todos los proyectos en papel nunca fallan, ahora bien, intenta ponerlos en práctica que verás.

Pues yo digo lo mismo. No ha sido ni en una charla, ni en dos ni en tres. En todas las que he asistido últimamente, los asistentes tienen la lección bien aprendida: "Valor añadido en el alquiler", eso sí, empresas que lleven a cabo eso de "voy a dar un valor añadido y voy a aumentar el precio y si tengo que perder una operación, la pierdo" poquitas, pero pocas, pocas.

Mucho "lirili y poco lerele", como decía mi abuela.

Que cada uno se dé por aludido. Porque si fuese así, los precios del alquiler hubiesen subido una barbaridad y hasta donde yo sé, los precios siguen renqueando.

Entiendo que en el Power Point de turno queda muy bien lo del valor añadido, lo del servicio integral, lo de que damos más y mejor servicio que los demás y frases hechas por el estilo que quedan de lujo en las presentaciones. Pero la realidad es otra.

Estamos a principios de 2018, el mercado gracias a Dios está remontando y todo son buenas perspectivas, con tendencia al alza en todo nuestro mercado, tanto aquí como en Latinoamérica. Pero no nos engañemos: Ni hemos aprendido tanto de la crisis, ni el precio va a dejar de ser el motor del alquiler en el día a día en muchas operaciones. Luchas contra una competencia que está transmitiendo al cliente que los otros y su cuento del valor añadido se traduce en "te la van a meter doblada". A ver, no nos echemos las manos a la cabeza, la guerra es la guerra y si crees que subir el precio es así de fácil, mejor que te retires.

Me hace gracia cuando la gente dice: "no podemos caer en los mismos errores" y estoy viendo como fabricantes y vendedores varios, ya están financiando a sinvergüenzas que se la liaron de manera brutal hace apenas 3 años. Es cierto que ya se encarga la empresa de decorar sus números para que los fabricantes y distribuidores vuelvan a caer en la misma trampa, y lo harán, pero sinceramente, a estas alturas no sé si lo harán consciente o inconscientemente.

Pasa lo mismo con los alquiladores, se han bajado los pantalones de tal manera en algunos casos, que taparse ahora está resultando harto complicado.

Y no es que no le pongamos ganas y que no haya que luchar por eso, no, pero por lo menos con un poco de disimulo en algunos casos.

A otras empresas se les llena la boca con eso de "nos estamos modernizando", pero realmente, ¿cuántas empresas tienen la telemática incorporada a sus empresas totalmente hoy en día? ¿Quién tiene controlado todo lo que pasa dentro de su empresa al minuto? Es injusto que una empresa de alquiler top tenga que competir con una "low cost" simplemente porque no sabemos poner en valor la empresa y los equipos. Habrá que perder operaciones, no pasa nada, no se puede llegar a todo, y cuanto antes seamos conscientes mejor.

El parque de maquinaria cada vez está más envejecido, pero hay que ser cautos y pensarlo dos veces antes de tirarse a la piscina, que los salvavidas son limitados.

La competencia fue, es y seguirá siendo feroz, y claro que hay que darle valor a tu servicio, pero tiene que ser una misión conjunta de todos, porque el que tiene maquinaria nueva está compitiendo con una empresa que a lo mejor tiene un parque que se cae a cachitos, pero sigue siendo competidor, y no le va a temblar el pulso a la hora de bajar el precio, hasta que sepa que lo hace incluso perdiendo dinero por jorobar al vecino.
Tengamos muy presente que la maquinaria de nuestro sector es una maquinaria que tiene un gran valor y cuesta dinero. Démosle el valor que se merece.

Las reuniones de alquiladores son necesarias, pero también es necesario que acudan más empresas a esas reuniones, porque el mercado no lo componen unos pocos.
Las reuniones de Asociaciones, tanto nacionales como internacionales son perfectas para que los empresarios le tomen el pulso al sector y charlen tranquilamente entre ellos y sean ellos los primeros que se den cuenta de que un precio bajo de alquiler es un tiro a su propio pie y no al del vecino.
Animo desde aquí a todas las empresas de alquiler que se unan a estas asociaciones, cada una especializada en su sector y que sea partícipe de lo que en ellas se trata.

Y sino, siempre podéis daros todos cita otra vez en los III Premios de MOVICARGA ,que este año repetimos en septiembre, porque al final es el evento que reúne a más empresarios del sector y donde realmente reunimos a los mejores.

Recordar que para los que nos hemos curtido como todoterrenos durante 10 años de crisis sin tirar la toalla, los caminos que nos encontremos de ahora en adelante serán siempre autovías.